jueves, 17 de abril de 2008

MI PRIMA LUCIA

Hace ya algunos años, en los meses de Julio y Agosto mi familia alquiló un apartamento en la costa, que íbamos a disfrutar tanto la familia de mis tíos como la mía. Pero debido a cuando empezaban unos las vacaciones y cuando la empezaban otros, durante los dos meses iban a estar llegando y saliendo gente. Yo, Fernando, en aquel entonces tenía 18 años recién cumplidos e iba a estar del 15 de Julio al 15 de Agosto.
Conmigo coincidirían mi prima Lucía y su marido durante los 30 días. Pero en mis primeros quince días estarían mis tíos y mis primos pequeños, en total una trupe de gente que podría desquiciar al mas cuerdo. Y en mis segundos quince días mis padres y hermanos, junto con Lucía y su marido.
Al llegar al apartamento, aquello era un caos. En la disposición para dormir en la primera quincena, me tocó con el marido de Lucía, ya que ésta tenía que quedarse con sus sobrinos pequeños. Cuando todos nos centramos, la vida allí empezó a ser mejor. Por la mañana solíamos ir a la playa y aquí es donde empezó mi calvario. Resulta que Lucía era y es una chica muy atractiva, llena de curvas, con un buen par de tetas y un culo para comérselo. Está casada con Luis y tenía en aquel entonces 31 años.
Pues como decía, resulta que a la playa, Lucía llevaba un biquini muy pequeño y la parte trasera se le metía por el culo dejando parte de los cachetes a la vista. Empecé a desearla y a los pocos días, como su marido dormía conmigo, debían de estar calientes, pues los sorprendí una vez en la cocina a los dos metiéndose mano, y al entrar yo disimularon. Ellos dos no salían de noche por culpa de los pequeños que había que cuidar durante estos primeros quince días. Pero por fin llegó el día que todos se fueron y nos quedamos solos los tres. Al menos durante una semana, ya que mi familia tuvo que retrasar una semana las vacaciones por motivos laborales. De este modo durante siete días yo me quedaría solo en un cuarto y ellos dos ocuparon el de matrimonio. Esa misma noche durmieron y follaron juntos; los jadeos fueron muy reveladores, y yo me masturbé a gusto ya que mi dormitorio daba pared con pared con el de ellos y pude sentir durante varias horas los continuos jadeos e incluso pequeños grititos de ella.
A la mañana siguiente, estando yo en la cocina desayunando, llegó Lucía e imaginando que yo estaría todavía en la cama, llevaba puesto solo un pequeño y muy corto camisón de dormir y que por ser de gasa negra y totalmente transparente me di cuenta de que no llevaba nada debajo. Me quede quieto y sorprendido al verla y ella me dio los buenos días y como si nada se preparó un café, le veía a través de la transparencia del camisón las tetas que tanto deseaba en la playa, pero al momento se fue, dándose la vuelta y volviendo a su cuarto. Fue en ese momento cuando le vi su hermoso trasero, tapado únicamente por un trocito de tela negra transparente. A los cinco minutos volvió a la cocina, pero traía unos pantalones cortos y una camiseta y detrás llegaba su marido. Al terminar de desayunar, nos fuimos los tres a la playa y quizás por eso de que no estaban el resto de la familia, notaba a Lucía mas suelta, menos cortada. Para mi, seguía siendo el principal punto de atracción su culo, el cual aun estaba mas al aire, ya que tenía casi toda la tela metida por las cachas. Estaba, como es lógico, muy acaramelada con Toni, y éste la sobaba a placer. Ellos tenían que estar a tono, pero a mi me estaban poniendo muy caliente.
Lucía se tendió boca abajo y se desabrochó el sujetador para tomar el sol, pero cuando hablaba, bien con Toni, bien conmigo se incorporaba un poco apoyándose con los codos, mostrando gran parte de sus tetas y en un momento llegué incluso a verle los pezones, pues se incorporó un poco mas de la cuenta. Esto fue el colmo, pues hasta ella notó el bulto en mi bañador y como parecía gustarle me empezó a provocar sin disimulo.
Ya no solo se incorporaba un poco, sino que aprovechando que Toni había ido al restaurante, me pidió que le extendiera crema por la espalda, se dio la vuelta y pude admirar las tetas. Estaban derechas y levantadas, con unos pezones tiesos y desafiantes. Se sentó en la toalla y me dijo que le extendiera la crema también por delante. Yo muy gustoso pero con corte se la extendí, sintiendo en la palma de mis manos como me pinchaban los pezones y como abarcaba toda la teta. Cuando acabé, se tendió de nuevo boca abajo y esperamos a que regresara Toni. Este nos dijo que ya estaba lista la comida y que nos fuéramos para comer.
Esa noche estaba yo que no podía mas y cuando empecé a escuchar los gemidos, automáticamente mis manos se fueron a mi polla meneándola arriba y abajo. De pronto, me acordé de que la ventana de su dormitorio daba enfrente justo de la ventana de la cocina. Si estuviera abierta los podría ver. Me levanté y me puse un pantalón corto mientras pensaba que si me descubrían, siempre podría decir que había ido a la cocina a beber. Cuando llegué, me asomé por la ventana y puede comprobar como ella estaba sentada encima de él cabalgándolo, él le cogía las tetas mientras ella con sus brazos levantados se cogía el pelo. Afortunadamente para mi, la ventana estaba abierta, ya que no se les podía ver desde ningún otro sitio por la disposición del edificio, y mantenían encendida una luz en la mesita de noche, por lo que realmente tenía muy buena visión de su cuarto. Estaba haciéndome una paja cuando sentí como ella se encogía y gimiendo bastante fuerte se corría, cayendo encima de él. En este momento descargué toda la leche retenida de mis cojones en mi mano.
A la mañana siguiente cuando me levanté, vi que Toni se marchaba con una maleta y al preguntarle por su ida, me dijo que tenía que estar fuera tres días por un negocio que si le salía tendría una buena comisión. También me dijo que cuidara de Lucía en su ausencia y dándole un beso con intercambio de lengua ella a él, se marchó.
Cuando estaba terminando de desayunar, me dijo Lucía de ir a la playa, pero que iríamos a otra que ella conoce. Al llegar a la playa, me fijé en que casi todo el mundo estaba en pelotas y ella mirando mi extrañeza, me dijo que era una playa donde se practicaba el nudismo. Nos sentamos en las toallas y ella se quito el sujetador; al verle las tetas me tumbé boca abajo para que no se me notara el bulto que se me estaba poniendo y mirándola vi como se quitaba la parte de abajo del biquini, quedándose en pelotas.
Tenía un coño precioso, lo tenía afeitado todo excepto un pequeño mechón en la parte superior, de labios abultados y sonrosados. Se dirigió hacia el agua y se zambulló. Al regresar, yo seguía tendido boca abajo, se situó encima mío, poniendo un pie a cada lado de mi cuerpo y estrujó su larga melena echándome agua en la espalda. Yo, que no lo esperaba, me giré de un brinco y me quedé de piedra, ya que por la posición pude contemplar el coño desde abajo y ella abierta de piernas. Seguí en la misma posición y ella agachándose tiró de mi bañador hacia abajo diciendo que si no me lo quitaba iba a desentonar. Se tumbó a mi lado y empezó a contarme que a ella le encanta ir a playas nudistas e ir desnuda por casa, pero que Toni es muy raro en eso y no quiere oír hablar del tema. Y aprovechando que no estaba él, y si a mi no me importaba, que estos días iríamos así. Yo miraba con cara de asombro, y ella me dijo con mucha picardía mientras me acariciaba la espalda que esperaba contar con mi total discreción y que no me arrepentiría.
Cuando cogí mas confianza, me giré, y ella pudo ver mi polla que aunque no estaba tiesa, mostraba una semi erección. Se fue de nuevo al agua y mientras nadaba un poco, vi como se le acercaba un hombre de unos 35 años, los veía hablar y reír. Salieron del agua y se situaron los dos al lado mía. Ella me lo presentó, y desde ese momento parecía que yo no existiera. El le ponía crema por todo el cuerpo, pero era una excusa para magrearla y ella sin disimulo alguno le cogía los huevos con una mano y con la otra acariciaba la polla. Al rato ambos se levantaron y se fueron tras unas rocas que había a unos 150 metros. Yo picado por la curiosidad, me fui al agua y nadé hasta situarme en una posición que los pudiera ver. Y allí estaban, ella de espaldas apoyada con las manos en las rocas y él, metiéndosela por detrás y bombeando sin parar. Hasta que en un momento dado él salió de ella y ésta girándose se agachó y se metió la tranca en la boca. Yo que me había dejado arrastrar por las olas, llegué muy cerca de la orilla y pude ver perfectamente como ella se tragaba toda la corrida mientras el la cogía de los pezones y ella se tocaba el coño haciéndose una paja. Como vi que estaban terminando, nadé de nuevo hasta donde estaban las toallas y llegué justo antes de ellos llegaran. Este hombre al llegar a las toallas, le dijo que otro día se verían y le dio un morreo a modo de despedida cogiéndole con una mano el culo y con la otra una teta.
Al tenderse de nuevo Lucía en la toalla, no dijo nada, pero cuando volvíamos a casa, me dijo de nuevo que contaba con mi discreción y mientras conducía, acarició con una mano el interior de mis piernas hasta casi llegar a mi verga.
En la casa al salir ella de la ducha, aunque ya la había visto desnuda, me volví a sorprender, pues salió desnuda como si nada y estuvo el resto de la tarde viendo la tele desnuda. Preparó unos sandwich para cenar y los dos desnudos cenamos. Me dijo que estaba cansada y se acostó. Al día siguiente fue la misma historia, playa, tío en la playa y de vuelta a casa. Pero al siguiente día cuando estábamos en la playa, no vino este tío, por lo que durante la tarde me dijo que iba a salir a comprar y que no tardaría.
Efectivamente no tardó mucho. Se despelotó y me dijo de ver una película. Era una película porno. Mientras la veíamos, yo estaba empalmado y ella me dijo que como Toni volvería al día siguiente, me iba a recompensar por mi silencio, y diciendo esto, se puso de rodillas delante mío y se tragó toda la polla. Como chupaba la tía, parecía que se la iba a tragar. Hasta que no pude aguantar mas y corriéndome se tragó toda la corrida. Como la seguía teniendo tiesa, me tumbó en el sofá y se sentó encima mía metiéndosela hasta el fondo. Me cabalgaba y se corrió chillando. Entonces la puse a cuatro patas y se la metí en el coño por detrás y mientras le cogía las tetas me corrí. Luego nos fuimos a la cama, hicimos un 69 y se la metí por el culo. Estuvimos follando toda la noche, no sé la de veces que me corrí. A las once de la mañana, me desperté al sentir como me chupaban la polla; era ella, y diciéndome que ya estaba al llegar su marido, me hizo la última mamada.
El último día de mis vacaciones, me dijo que la acompañara a comprar unas cosas, la casa volvía a estar llena de gente y mientras su marido dormía la siesta la acompañé. Me llevó a un descampado, y en el coche follamos de nuevo y me la volvió a chupar. Luego nos hemos

1 comentario:

fabian silva dijo...

A PERSONA QUE ME LO ENVIO ESTA TODAVIA ASOMBRADA DE LO OCURRIDO, YA QUE ELLA DICE QUELO HIZO POR HACERLO Y QUE PIDIO ALGO QUE CREIA CASI IMPOSIBLE DE LOGRAR PROBEMOS.* Para ti mismo di el nombre de la unica persona del sexo opuesto con quien quierasestar (tres veces)* Piensa en algo que quieras lograr dentro de la proxima semana y repitelo para timismo(a) (seis veces)* Piensa en algo que quieras que pase entre tu y la persona especial (que dijiste enel no. 1) y dilo a ti mismo/a (doce veces)* Ahora haz un ultimo y final deseo acerca del deseo que escogiste.* Despues de leer esto tienes 1 hora para mandarlo a 15 temas y lo que pediste se tehara realidad en 1 semana.A la mayor cantidad de gente a quien lo mandes mas fuerte se hara tu deseo.Si tu escoges ignorar esta carta lo contrario del deseo te sucedera,o esto no sucedera jamas..Que tus días estén llenos de logros y tus noches de sueños copia y pega esto en15 o + temas